Como cuidar a un perro pequeño

Como cuidar a un perro pequeño

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

Adoramos a nuestros amigos caninos, disfrutamos pasando tiempo con ellos, nos hacen reír, nos dan cariño, compañía y grandes momentos. Pero, es cierto que tenemos que estar muy atentos a sus cuidados y salud, ya que dependen al 100% de nosotros.

Puede que quieras tener un perro de raza pequeña y pienses que tiene que ser un cachorro. Pero también podrías optar por un adulto de los recogidos en un refugio de animales. Hay miles de perros de raza pequeña a la espera de un hogar, y uno de ellos podría ser tu nuevo compañero.

No todos los perros de raza pequeña a la espera de un nuevo hogar son problemáticos: la mayoría son sociables y se adaptarán rápidamente a una nueva casa. Los refugios evalúan y rehabilitan concienzudamente a los perros que recogen, y ponen sumo cuidado a la hora de asignar a cada solicitante el perro más adecuado en su caso.


Si nunca has compartido tu vida con un perro, uno de raza pequeña puede ser la opción idónea en tu caso, especialmente si vives en un área urbana. Pero antes de tomar la decisión final teniendo en cuenta cómo es tu casa y cuál es tu estilo de vida, debes pensar en otras cuestiones prácticas. La esperanza de vida de las razas pequeñas es mayor que la de las razas grandes; eso significa que podrías convivir con tu perro durante 12 años o más.

Plantéate de cuánto tiempo dispones para dedicar a un perro: aunque los de raza pequeña requieren menos ejercicio que los de raza grande, no deja de ser importante mantenerlos activos físicamente y estimulados mentalmente. Un perro de raza pequeña necesitará uno o dos paseos diarios y bastantes ratos de juego con su dueño.

Muchas razas pequeñas también exigen firmeza y paciencia en abundancia durante el adiestramiento de comportamiento inicial. También deberías pensar en tu estilo de vida y tus vacaciones: ¿podrás llevarte al perro a tus excursiones o cuando salgas por la noche? Considera los costes de alimentación, aseo, seguros, vacunas anuales y visitas rutinarias al veterinario.

La mayoría de cachorros de raza pequeña pueden ser separados de su madre al cumplir 8-12 semanas. Debes preparar un área en la que se vaya a sentir cómodo y seguro. Coloca la cama alejada de corrientes y de radiadores calientes.

Necesitarás juguetes diseñados para bocas pequeñas, que no sean peligrosos al cogerlos o morderlos; platos llanos para comida y agua; y alimentos especialmente pensados para perros de raza pequeña. Puede ser conveniente comprar recetas tanto secas como húmedas, hasta conocer las preferencias del nuevo perrito.
Por último, disfruta de la experiencia: muchos perros de raza pequeña se van encariñando progresivamente con sus dueños y el vínculo se intensifica con el conocimiento mutuo.

Recuerda que no todos los perros requieren de las mismas atenciones, los perros pequeños se adaptan mejor a apartamentos pequeños, pero también tienen algunas necesidades especiales.

Hacer ejercicio
Si, no hay nada más barato y más beneficioso que realizar deporte al aire libre. Ve a caminar con tu mejor amigo siempre que puedas, tu salud y la suya ganarán por igual, y eso se traduce en menos visitas al veterinario. Además, pasar tiempo juntos los hará estar mucho más unidos y felices a ambos.

Otra opción es ir a un parque especial para perros, para que él pueda disfrutar subiendo, bajando y pasando por los distintos objetos que hay a su disposición. Además, podrá relacionarse y jugar con otros de su misma especie.

Comida
Al igual que en las personas, la comida que los perros comen afecta en gran parte a su salud. Por eso, opta siempre por productos con ingredientes de calidad que aporten nutrientes a su organismo y que sienten bien a su pequeño estómago. También deberás tener cuidado con el tamaño de la comida que le das, ya que al ser de tamaño pequeño no podrá comer pedazos de gran tamaño.


Higiene
Baña a tu perro periódicamente (según indicaciones del veterinario) con un champú o gel adecuado a su pelo y piel, así no se resecarán y tu mascota se sentirá genial. Además, como mínimo deberás recortarle las uñas, lavarle la cara, lavarle los dientes y cuidar que los oídos estén en buen estado. Si tuvieron un día en el parque o algún lugar con césped, quizás sea buena idea repasar si tiene algún bichito por ahí enganchado, porque nunca se sabe.


Cepillados semanales
Mucha gente asume que los perros pequeños no necesitan que los cepilles ¡Lo cual es totalmente falso! Su pequeño tamaño no tiene nada que ver con esto, el pelo hay que mantenerlo igual (con la ventaja de que tardarás menos en hacerlo). Cepilla a tu perro semanalmente para que su pelo esté sano y brillante y comprueba si hay nudos en las razas de pelo largo.


Corte de uñas
Cortar las uñas forma parte de la rutina de cuidados de higiene de todos los perros. Pero en las razas pequeñas tendrás que hacer hincapié. ¿Por qué? Porque normalmente tienen menos posibilidades de desgaste natural. Usa un cortaúñas para mascotas, recortando poco a poco cada vez para evitar pasarte de la raya. Si tú no te atreves, los profesionales de la veterinaria lo harán con mucho cariño.


Cuidado con las temperaturas extremas
El pelaje del perro actúa como regulador térmico (esto es así en los grandes y en los pequeños). Sin embargo, los perros de razas pequeñas, y sobre todo los minis o toy, son más sensibles a las temperaturas extremas. No toleran muy bien ni demasiado frío ni demasiado calor.


•En verano tendrás que mantenerlo fresquito a la sombra y poniendo a su disposición agua fresca a todas horas para evitar que tu perro sufra un golpe de calor.
•En invierno, si tu pequeño no está en la lista de los que soportan mejor el frío necesitará unos cuidados especiales durante los meses más gélidos además de una capa de abrigo extra (sobre todo los de pelo corto). La ropa de perro ayuda a regular la temperatura corporal. Elige ropa ajustada hecha de material suave para mantener a tu perro caliente y seco. También es buena idea ponerle una mantita en su cama para que se acurruque por las noches.

Juguetes pequeños para bocas pequeñas
A los perros pequeños les encanta jugar. Ofrécele juguetes de un tamaño adecuado a su boca para que pueda transportarlos y mordisquearlos sin hacerse daño. En el caso de los juguetes con cuerda o cordones, reemplázalos cuando estén deshilachados o rotos.

Refuerzo positivo
Nunca uses el castigo físico con tu perro. Los perros pequeños son frágiles y pueden resultar heridos muy fácilmente. El refuerzo positivo, como los premios y juguetes, son mucho más efectivos para corregir los comportamientos problemáticos.

Acude anualmente a una revisión en el veterinario
En muchas ocasiones podremos ahorrarnos una gran cantidad de dinero y de disgustos si acudimos al menos una vez al año a que el veterinario le haga un chequeo a nuestra mascota. Él nos aconsejará sobre qué cuidados debemos darle y cómo hacerlo. Si tiene alguna patología especial o quizás descubramos una enfermedad que con el tiempo podría haber sido mucho más grave y costosa.

Teniendo en cuenta estos cuidados y cumpliéndolos, solo te queda disfrutar mucho de tu pequeño. Recuerda que, ante cualquier signo de enfermedad, debes ponerte en contacto cuanto antes con tu veterinario.

¡Te das cuenta que es casi como tener un hijo!

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN