Si tu gato tiene más de 10 años aprende como alargar su vida

Si tu gato tiene más de 10 años aprende como alargar su vida

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

• Los gatos son oficialmente viejos cuando llegan a la edad de 10 años. Afortunadamente, hoy en día los gatitos viven muy bien e incluso llegan a más de 20, así que un gatito de 10 años de edad, todavía tiene mucho que vivir.

Los gatos domésticos viven, de media, alrededor de 16 años y algunos con el cuidado adecuado más de 20. Se habla de gatos viejos o geriátricos a partir de los 14 años. Pero antes de esa edad muchos ya empiezan a presentar signos de envejecimiento. Es importante aprender a reconocerlos y, sobre todo, conocer los cuidados especiales que llevan asociados.

Así que no hay necesidad de espantarse si su compañero peludo se está haciendo viejo, pero es el momento de empezar a tomar algunas medidas para asegurar que su mascota este tan feliz y saludable como sea posible a través de sus años geriátricos.

Pero primero, empecemos echándole un vistazo a cómo los gatos muestran signos de envejecimiento y lo que puede esperar cuando su gatito ya está viejo.

Qué esperar a los 10 a 12 años de edad
Al momento en que la mayoría de los gatitos llegan a los 10 años, su movilidad disminuye (dependiendo de lo energético que era en su juventud). Usted puede notar que su gato no está saltando sobre las superficies altas como lo hacía antes, o no está subiendo al punto más alto en el árbol del gato.

Y mientras que todos los gatos, sin importar la edad, tienen mejor vida con una rutina diaria consistente, los gatos mayores pueden llegar a estresarse especialmente cuando se les presenta algo nuevo o diferente en su entorno.

También podría notar que su gatito ya no corre para recibirlo cuando regresa a casa. Él ya no podrá involucrase en juegos tan a menudo como lo hacía antes, y podría tomar más siestas.

Muchos gatos también se vuelven más vocales a medida que envejecen, y más miedosos a ruidos extraños o fuertes y a la gente que no conocen.

Los gatos mayores también pueden sufrir de muchos de los mismos desafíos de salud que enfrentan los seres humanos de edad avanzada, como la artritis, la diabetes, problemas de tiroides, y la enfermedad renal, por lo que es muy importante llevar a su gato a visitas con el veterinario dos veces al año. Entre más temprano se identifique y se solucione un cambio en la salud de su gato, más fácil será resolver o controlar el problema.

En las visitas al veterinario, asegúrese de mencionar todos y cada uno de los cambios del comportamiento que ha notado en su gato, no importa que tan insignificante, ya que estos cambios pueden proporcionar pistas importantes sobre los problemas de salud subyacentes. También es importante que usted y su veterinario monitoreen el peso de su gato, para asegurar que no esté aumentando o disminuyendo con el tiempo.

Qué esperar a 13 a 15 años de edad
De los 13 a 15 años de edad, no sólo la mayoría de los gatos se mueven un poco más lento que anteriormente, muchos de ellos también están experimentando por lo menos un poco de pérdida de visión y audición. También pueden tener menos tolerancia a las bajas temperaturas.

Los gatos de edad avanzada pueden desarrollar demencia relacionada con la edad, haciendo más estresantes los pequeños cambios en su entorno o cada rutina. Algunos gatitos mayores también se confunden muy fácilmente.

Junto con más siestas y menos actividad puede desarrollar mal humor y se irrita con facilidad. Si en su familia hay niños pequeños o un perro travieso, todo el mundo tendrá que aprender a acercarse al gatito de una manera tranquila, no agresiva. Y si tiene una casa con muchas mascotas, es importante no permitir que su gato sea molestado por los animales domésticos más jóvenes que pueden percibir un cambio en la jerarquía natural.

También podrá notar que su gato prefiere pasar más tiempo a solas en esos días. Usted puede mejorar sus sentimientos de seguridad y protección al convertir su escondite favorito en un pequeño lugar cálido, cómodo en donde pueda irse cuando quiera. Pero tenga en cuenta que los gatos mayores todavía tienen que interactuar regularmente con los seres humanos, así que haga un tiempo todos los días para interactuar con su mascota. Lo puede involucrar en juegos ligeros, rascarle la oreja o peinarlo.

Su gato está en la edad en donde los chequeos veterinarios semestrales son esenciales a fin de salvaguardar su salud. Su veterinario llevará a cabo un diagnóstico geriátrico, incluyendo un examen físico y de sangre, orina, y pruebas de muestra de heces. Los resultados de estas pruebas proporcionarán un panorama de lo bien que están funcionando sus órganos e identificar posibles problemas.

Su veterinario también revisará el estado del pelaje de su gatito y de la piel, sus almohadillas de las patas y las uñas, los dientes y las encías.

Qué esperar a los 16 años o más
Si tiene la suerte de compartir su vida con un gato de 16 años o más, probablemente ha hecho un buen trabajo en la vida de su gatito para que llegara a una edad madura, o tal vez solo le abrió su corazón a un gato de edad avanzada que necesitaba un hogar durante sus últimos años. En cualquier caso, hizo bien.

Como punto de referencia, puede comparar razonablemente a su gato de 16 años con una persona de 80 años de edad. Ellos se mueven y piensan más lentamente en estos días, y pueden tener una variedad de desafíos de salud relacionados con la edad. Ellos probablemente no estén tan alertas o sensibles como antes, y en ocasiones podrían estar muy confundidos.

Incluso si todavía está en buen estado de salud, lo más probable es que esté durmiendo y vocalizando más, e interactuando menos con los miembros de la familia. Probablemente ya no sea tan curioso como cuando era joven, e incluso el gato geriátrico podría en ocasiones olvidarse de usar su bandeja sanitaria.

Mientras que su gato vaya al veterinario por lo menos dos veces al año para revisión y entre las visitas, usted debe estar pendiente de cualquier comportamiento significativo o repentino o cambios en la salud, no hay razón para alarmarse, ya que su gato sigue siendo un gato y prefiere la atención en sus propios términos.

Haga todo lo posible para mantener a su gato cómodo, seguro y relajado, manteniendo una rutina diaria consistente y proporcionándole un refugio tranquilo y acogedor, equipado con ropa de cama cómoda y un juguete de su preferencia o dos.

En sus visitas regulares con el veterinario, asegúrese de mencionar cambios que ha notado en su mascota, incluyendo el aumento o disminución del apetito o consumo de agua, estreñimiento o incontinencia, comportamiento agresivo, o confusión mental. También ponga atención a los signos que indican que su gato tiene dolor, que pueden incluir aislamiento, dientes rotos, jadeo, dificultad para respirar, pérdida de interés en la comida o renuencia a moverse.

Consejos para ayudar a su gato a disfrutar su vejez:

1. Dele una alimentación equilibrada rica en antioxidante y según la especie. La alimentación de su gatito debe incluir ácidos grasos de omega-3 ácidos, como el aceite de kril. La humedad es el mejor amigo de un gato durante el envejecimiento, así que fomente una adecuada hidratación, poniendo bastante agua alrededor de la casa o una fuente de agua potable, además de minimizar los alimentos secos.
Cuando son mayores podrían sufrir de deficiencia renal. Afortunadamente existen en el mercado suplementos naturales como PetUrol utilizadas en perros y gatos, como método de prevención y como coadyuvante en el tratamiento de distintas condiciones de salud de las mascotas.

2. Mantenga el cuerpo y la mente de su mascota activa con ejercicio regular apropiado para la edad de su gato, condición física y estimulación mental (los juguetes pueden ser benéficos).
Piense en maneras creativas para enriquecer el ambiente interior de su gato y si su gatito nunca toca la superficie de la tierra directamente (la mayoría de los gatos domésticos no lo hacen), considere una plataforma de conexión a tierra para ayudar a reducir la acumulación de los campos electromagnéticos.

3. Los triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en inglés) han demostrado ser seguros para los gatos y pueden mejorar el metabolismo energético cerebral y reducir la acumulación de la proteína amiloide que causa lesiones cerebrales en animales domésticos más viejos. El aceite de coco es una fuente rica en MCT y también puede reducir los problemas de bolas de pelo. Pregunte a su veterinario sobre la dosis adecuada.

4. Para gatitos que están envejeciendo que rondan la casa toda la noche y vocalizan, considere algún sedante con un efecto calmante, que contenga también un antioxidante. Pregunte a su veterinario sobre el adecuado para su gato y la dosis adecuada.

5. Si su gato parece estar desorientado, considere limitar su acceso a ciertas partes de la casa. Mantenga las puertas cerradas para que no se puede pasear en un armario o en cualquier lugar donde tenga dificultad para salir.

6. Dedique tiempo cada día para interactuar con su gatito. Asegúrese de alimentarlo siempre a la misma hora, además de dedicarle tiempo para jugar y acariciarlo. Si su gato tolera ser cepillado o peinado, hágalo rutinariamente, eso le ayudara a verse bien todos los días. Recortar el pelo alrededor de su área perineal reduce sus tareas de aseo y generalmente es bien recibido por los gatos más viejos.

7. Si su gato se ha convertido en un merodeador de medianoche, de ser posible, trate de despertarlo durante las siestas durante del día. Entre más activo lo mantenga durante el día, es más probable que este dormido durante su horario.

8. A veces, todo lo que un gato vocalizador necesita para calmarse es escuchar la voz de su dueño, así que trate de llamar a su gatito cuando empieza a vocalizar desde otra habitación o en el medio de la noche. Si eso no soluciona el problema y esto se vuelve un problema para usted, considere tapones para los oídos. Las esencias florales y los homeopáticos (como la Belladona de baja potencia) también pueden reducir los maullidos.

9. Si tiene problemas para hacer sus necesidades en la bandeja sanitaria, trate de poner cajas adicionales alrededor de la casa. También asegúrese que sea cómodo para que su gato entre y salga de la caja. Los gatos son muy hábiles en ocultar la artritis, otros dolores y molestias, que pueden limitar su capacidad para meterse en cajas con bordes altos, o cajas en las bañeras o subir las escaleras.

En la naturaleza, los pequeños felinos pueden ser presas de otros depredadores más grandes. Por eso, los gatos están programados para no mostrar su debilidad abiertamente porque eso los expondría al peligro de ser cazados. Un gato que siente dolor no lo expresa de forma explícita, pero eso no quiere decir que no padezca.

Esta actitud discreta dificulta, muchas veces, el diagnóstico de problemas articulares, dentales, y otras muchas patologías que afectan, especialmente, a los gatos viejos. En realidad, no dejan de ser abuelos felinos con los problemas típicos de cualquier anciano.

Por eso es muy importante el cuidado y cariño con que lo cuides, así como mucha comprensión ante algunos cambios de carácter. Recuerda que es parte de tu familia y como tal merece la mejor calidad de vida en esta etapa de su vida.

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.