Si tu gato tiene sobrepeso podría tener una infección urinaria

Si tu gato tiene sobrepeso podría tener una infección urinaria

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

La enfermedad del tracto urinario inferior de los felinos (FLUTD) consiste en una serie de problemas que afectan a la parte inferior del tracto urinario: la vejiga y la uretra.

Como para cualquier otro animal, la salud urinaria de los gatos es un gran problema. La obstrucción de la orina puede ser enormemente dolorosa y potencialmente mortal para los gatos, así que, si detectas cualquier síntoma de malestar o incapacidad por expulsar líquido, acude de inmediato a un veterinario.

Las infecciones urinarias son corrientes en los gatos. Se conocen colectivamente como enfermedad felina de las vías urinarias inferiores (FLUTD), anteriormente englobada en el conocido como síndrome urológico felino (FUS).

Esta enfermedad es común y compleja, requiere apoyo médico y conductual, y raramente se debe a una única causa Los signos manifestados por los gatos son similares independientemente de la causa.

SÍNTOMAS DE PROBLEMAS EN LA VEJIGA
Los síntomas que indican problemas en la vejiga de tu gato incluyen: hacer fuerza al orinar, micción dolorosa (con maullidos agudos en la bandeja sanitaria), lamerse la zona genital con frecuencia, sangre en la orina, no expulsar orina o muy poca después de hacer fuerza y, en algunos casos, orinar fuera de la bandeja.

Puesto que esta afección puede ser muy grave e incluso mortal, sobre todo en los machos, acude al veterinario de inmediato si detectas alguno de estos síntomas:
• Exceso de esfuerzo al orinar.
• Orina escasa.
• Incontinencia y micciones fuera de su arenero (algo raro).
• Intenta orinar más a menudo, y se puede confundir con defecar.
• Llora y se queja cuando orina. Este comportamiento es preocupante y anormal.
• Presencia de sangre en la orina.
• Necesidad constante de lamerse las partes para aliviar las molestias.
• Fiebre y debilidad, en etapas incipientes de la infección.

CAUSAS DE LOS PROBLEMAS URINARIOS EN GATOS
Existen muchas razones diferentes que pueden estar detrás de los problemas urinarios de tu gato. Entre estas se encuentran:
• Cistitis idiopática: una dolencia común que causa una inflamación dolorosa de la vejiga. La inflamación de la vejiga provoca la filtración de proteínas y sangre en la orina, lo que puede bloquear la uretra en los machos. Esta complicación puede llegar a poner en peligro la vida del gato.
• Cálculos en la vejiga: un problema menos usual. Los gatos pueden padecer muchos tipos de cálculos en la vejiga (los más comunes son la estruvita y el oxalato de calcio) y todos ellos pueden propiciar la obstrucción de la uretra en los gatos machos.
• Anomalías anatómicas: los gatos pueden nacer con una anatomía del tracto urinario inferior anómala o pueden desarrollar anomalías como consecuencia de un traumatismo. Los síntomas dependen de la ubicación y el tipo de anomalía presente.
• Infección bacteriana del tracto urinario: muy poco frecuente en gatos sin otros problemas de salud. Los gatos que padecen diabetes o deficiencias renales son más propensos a coger infecciones, pero raramente esta es la causa principal de la enfermedad del tracto urinario inferior de los felinos.
• Edad y peso: los gatos mayores, con sobrepeso o con mucho estrés también pueden tener complicaciones urinarias. Se sabe que la cistitis idiopática empeora con el estrés, las mudanzas, la llegada de personas o gatos nuevos a la casa o, incluso, el mal tiempo.
• Una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico exacto: Los análisis de sangre se realizan para descartar otros problemas, y la muestra de orina se analiza para comprobar la presencia de cristales, sangre o células inflamatorias y para evaluar la concentración de orina.


TRATAMIENTOS PARA LOS DIFERENTES PROBLEMAS URINARIOS
Si tu gato tiene un bloqueo en la uretra, el veterinario tendrá que actuar rápidamente para desobstruirla. Deberá ser anestesiado o sedado de forma general, y deberán introducirle un catéter urinario para desbloquear la uretra y permitir que la orina vuelva a fluir con normalidad.

Es posible que deba suministrársele líquidos por vía intravenosa, así como otros medicamentos, y que deba permanecer en el hospital durante varios días. Para los cálculos en la vejiga puede ser necesaria la extracción quirúrgica o simplemente un cambio de dieta, depende del tipo de cálculo.

Si se produjera una infección bacteriana, tendría que tomar antibióticos, pero ocurre muy pocas veces. La cistitis idiopática es difícil de tratar y se deben seguir las indicaciones siguientes:
• Alivio del dolor: la enfermedad del tracto urinario inferior originada por cualquier causa es muy dolorosa y estresante para los gatos. El dolor también provoca que la uretra se estreche más y, por lo tanto, aumentan las probabilidades de bloqueo.
• Medicamentos: para relajar la uretra en los machos con el fin de tratar o prevenir obstrucciones. A veces, el veterinario receta fármacos para proteger el revestimiento de la vejiga. Dependiendo del pronóstico de cada caso, se les pueden suministrar otros medicamentos.
• Reducir el estrés: el estrés está relacionado con la cistitis idiopática, de modo que tú y tu veterinario tenéis que analizar las posibles causas de estrés en la vida de tu gato; quizás debas recurrir a un especialista en conducta animal. Los veterinarios suelen tener preparados de feromonas que ayudan a reducir la ansiedad. El ejercicio saludable también ayuda a aliviar tensiones.
• Reducir la concentración de orina: por ejemplo, sustituyendo la comida seca por la comida húmeda o añadiendo un poco de agua a la comida húmeda.

La enfermedad del tracto urinario inferior es difícil de tratar y requiere mucha paciencia. Debes pensar en el nivel de estrés que sufre tu gato en el día a día y cómo reducirlo.

Asimismo, debes acudir a un veterinario especializado en felinos o un especialista en conducta felina si notas un gran cambio en el comportamiento de tu mascota.

PREVENCIÓN
Orinar con frecuencia es importante, y se debe animar al gato a hacerlo. Es necesario revisar el sitio donde está ubicada la bandeja de arena, y cambiar la arena regularmente, sobre todo si el gato la comparte con otros felinos.

El gato debe ingerir más agua, ya sea disponiendo siempre de agua a voluntad o ingiriendo más comida húmeda para gatos.

Es importante acabar todo el tratamiento de antibióticos para evitar la reaparición de la infección.

El veterinario puede recetar una dieta especial si su gato tiene tendencia a formar cristales

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.