Cannabis como tratamiento medicinal en nuestras mascotas

Cannabis como tratamiento medicinal en nuestras mascotas

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

El estado de la medicina veterinaria ha avanzado significativamente en los últimos años y, gracias a la disponibilidad de medicamentos más efectivos, muchas mascotas viven más de lo que podían hace años.

Sin embargo, con la edad, aparecen problemas como la artritis y otras formas de dolor e inflamación. Los productos farmacéuticos tradicionales comúnmente utilizados para tratar el dolor a veces tienen un impacto negativo en el sistema inmunológico, el tracto gastrointestinal, el hígado y los riñones de nuestros engreídos.

Además, no siempre funcionan tan bien como nos gustaría que lo hicieran, tanto para los humanos como para otros animales.

Décadas de investigaciones y estudios han llegado a la conclusión de que el cannabis puede utilizarse con fines médicos. Así mismo, aseguran que sirve como ansiolítico, anticonvulsivante y analgésico natural. “Se utiliza para regular la ansiedad, prevenir convulsiones y aliviar los dolores crónicos que padecen algunas mascotas”, especifican. Esta es una de las razones por las que cada vez más veterinarios buscan utilizar el aceite de CBD.

El uso del CBD en animales está ahora muy extendido en algunos países de Europa entre dueños de mascotas. Al igual que para los humanos, hay muchas maneras de usar el CBD en las mascotas.

En el Perú la oferta de productos derivados del cannabis aún es muy poca y eso que en nuestro país es legal el uso de esta planta con fines medicinales y bajo ese marco, ya es posible conseguir cannabidiol (CBD) para perros.

El CBD tarda entre 30 y 45 minutos en comenzar a surtir efecto. Por lo general, los aceites tienden a actuar un poco más rápido que las galletas.

¿PERO, QUÉ ES EL CANNABIDIOL?
El Cannabidiol o simplemente CBD es una tintura natural o extracto concentrado de las plantas de cannabis. Estos aceites se fabrican a menudo utilizando disolventes como butano, aceite de oliva, alcohol, CO2 y agua helada sobre la materia madura de las plantas de cannabis.

Cuando estos disolventes atraviesan los tallos y las hojas de la planta, se empieza un proceso de extracción y se disuelven los cannabinoides, tricomas y terpenos en la solución. Finalmente, estos disolventes se evaporan, dejando un concentrado oleoso llamado aceite de CBD.

Es necesario entender que el aceite de CBD para animales no es psicoactivo. Esto significa que no hay manera de hacer que sus mascotas se vuelvan dependientes de estos productos. Eso es quizás lo mejor del aceite de CBD: aporta todos los beneficios médicos sin los efectos psicoactivos de la marihuana.

En algunos casos, existe el peligro de provocar reacciones alérgicas en perros. Los gatos también pueden reaccionar extremadamente a los terpenos. Incluso se ha demostrado que el grupo fenólico es tóxico para los gatos. Por lo tanto, debe estar atento y buscar productos de CBD especiales para mascotas que no contienen terpenos ni fenoles.

De todos los usos del cannabis en la medicina humana y veterinaria, el alivio del dolor es quizás el mejor documentado. Los ensayos de investigación han demostrado que el cannabis produce efectos profundos para aliviar el dolor en una variedad de afecciones médicas.

Se ha demostrado que los extractos de THC y CBD proporcionan alivio en pacientes humanos con dolor avanzado por cáncer, así como en aquellos con dolor relacionado con los nervios.

Los estudios que evalúan la eficacia del cannabis en el tratamiento de la artritis en perros también se han completado. Un estudio reciente de la Universidad de Cornell mostró una reducción en las puntuaciones de dolor en los perros con artritis, sin efectos secundarios negativos, cuando se trata con CBD versus placebo.

En un sentido más práctico, muchos veterinarios y dueños de mascotas han visto los efectos positivos del cannabis medicinal para el tratamiento de la artritis y otras formas de dolor en los animales.

Los perros tienen muchos más receptores cannabinoides que cualquier otro animal. Esto hace que el tratamiento con cannabis sea una propuesta muy interesante.

Desde el punto de vista estatal algunas instituciones gubernamentales ponen algunas observaciones a su uso. Por ejemplo, en EE.UU. la Agencia de Drogas de Estados Unidos (DEA) ha advertido a veterinarios e instituciones contra el tratamiento de animales mediante el uso de cannabis.

Incluso las extracciones de CBD sin ninguna cantidad de THC siguen estando prohibidas en ese país. La Universidad de Pensilvania ha suspendido sus ensayos clínicos por temor a acciones legales.

Michael DiGregorio, director del Hospital Clínico Universitario de Pensilvania, explica la complicada situación actual: «La ambigüedad en este proceso nos ha dejado paralizados por completo. La investigación es necesaria, porque hay muchos productos de CBD». Además, ha criticado el hecho de que, para la aprobación de un estudio, hacen falta datos de los que no se dispone hasta que el estudio se ha completado.

Por suerte, no todo el mundo se ha asustado con las amenazas de la DEA. La Universidad Estatal de Colorado sigue adelante con su investigación de todos modos. Como parte de la investigación actual están estudiando cómo los perros con artrosis y epilepsia responden al aceite de CBD.

En general, la mayoría de las mascotas con una espina dorsal (vertebrados) tienen un sistema endocannabinoide, igual que los humanos. Este sistema desempeña un papel esencial en el procesamiento de los componentes del CBD en el organismo.

Esto significa que usted puede usar estos productos para casi todos los tipos de mascotas, incluyendo gatos, perros e incluso caballos. Sin embargo, el consumo de cannabis o de aceite de CBD en animales debe examinarse más de cerca.

Las mascotas pueden sufrir una variedad de enfermedades y dolencias, tanto mentales como físicas. Muchos estudios científicos han demostrado que el aceite de CBD puede tener un efecto positivo en el alivio y tratamiento de problemas de salud comunes en los seres humanos.

En argentinas un equipo de investigadores de las facultades de Ciencias Veterinarias y Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata analiza los efectos que produce el uso de aceites de cannabis en el tratamiento de epilepsia idiopática refractaria en perros. En los casos observados, se confirmó una disminución casi total de la frecuencia e intensidad de las convulsiones.

Todos los caninos sobre los que se aplica el tratamiento fueron diagnosticados, a través de análisis clínicos y de una resonancia magnética nuclear (RMN), con epilepsia idiopática con características de refractaria a los tratamientos antiepilépticos clásicos. Es importante aclarar que la epilepsia se denomina idiopática cuando no existe una causa identificable, para diferenciarla de la epilepsia secundaria o sintomática que es consecuencia de traumatismos, tumores cerebrales o malformaciones genéticas.

Fabiana Landoni, directora del proyecto, explicó que "la iniciativa se presenta como un complemento a las medicaciones clásicas, con la idea de reducir a lo largo del tratamiento las dosis de los antiepilépticos tradicionales que en muchas oportunidades no son eficaces".

Los estudios más recientes sobre el uso del Cannabis han determinado que su dosificación daría los siguientes beneficios a nuestras mascotas:

Lucha contra la ansiedad La depresión y la ansiedad surgen cuando hay una inestabilidad química en el cerebro. Los perros son especialmente susceptibles a este desorden. Los documentos registrados por varios veterinarios y médicos expertos han demostrado que el uso de aceite de CBD puede ayudar a estabilizar y normalizar las fluctuaciones químicas que resultan de este tipo de problema de salud. Además, los componentes del CBD interactúan con los dos receptores de adenosina y de serotonina en el cerebro de tu perro para hacerlo funcionar adecuadamente.
Combate las células cancerígenas La evidencia de la investigación muestra que el aceite de CBD tiene un impacto significativo en la prevención del crecimiento y propagación de las células cancerígenas. Aunque se acaban de realizar estudios de laboratorio en ratas y ratones, numerosos informes de expertos médicos han revelado varios resultados muy prometedores.
Detiene las convulsiones Las convulsiones a menudo se originan en el cerebro y pueden ser muy difíciles de tratar. Recientemente, algunos estudios científicos han demostrado que el uso de CBD puede reducir significativamente el número y la intensidad de estas interrupciones eléctricas en el cerebro de la mayoría de las mascotas.
Alivio al dolor La hinchazón y el dolor en perros y gatos están regulados por el receptor vanilloide del cerebro. Cuando el CBD interactúa con ese tipo de neuronas, se ha comprobado que bloquea e impide que el receptor se active y le dé la señal al cuerpo que sienta el dolor.
Regulación del apetito La investigación ha demostrado que el CBD puede disminuir las náuseas y estimular el apetito a través de la interacción con múltiples neuronas en el cerebro de su mascota. Como resultado, anima a un perro ya enfermo a repararse a sí mismo, especialmente cuando su perro sufre de enfermedades sistémicas como convulsiones o cáncer.
Puede ayudar a proteger el sistema nervioso Especialmente en los perros, el CBD resulta prometedor en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. En perros y gatos de avanzada edad, el CBD ha demostrado que protege el cerebro de la muerte celular causada por las toxinas y los radicales libres.

El cannabis medicinal para mascotas generalmente viene como un aceite líquido o como golosinas. Los líquidos son preferibles porque la dosificación se puede controlar con precisión y porque el CBD se puede absorber mejor a través de los tejidos de la boca en lugar de a través del tracto digestivo.

El cannabis vaporizado o fumado NUNCA debe usarse con mascotas. Esto puede dañar sus pulmones y provocar una sobredosis accidental.

Del mismo modo, no se deben dar alimentos comestibles para humanos a su mascota, ya que es imposible dosificarlos con precisión y pueden contener ingredientes (como pasas, chocolate, etc.) que son tóxicos para los animales.

Incluso si el CBD y los demás componentes del cannabis no son remedios mágicos, los numerosos informes positivos de primera mano son alentadores.


Cualquiera que desee tratar a sus animales con cannabis debe, en primer lugar, averiguar todo lo que pueda al respecto y hablar con un veterinario que esté dispuesto a escuchar, pero NUNCA lo automedique.

FUENTES:
projectcbd.org
sensiseeds.com
hemppedia.org
investiga.unlp.edu.ar
centrofox.org.mx
ciudadcannabis.com

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.