Vacunar es salvarle la vida

Vacunar es salvarle la vida

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

Desde el momento que aceptaste tener una mascota, has adquirido la responsabilidad de cuidarla y amarla, pero ¿sabías que las vacunas de los gatos y perros tienen la misma importancia que en los humanos?

Nuestra mascota puede entrar en contacto con perros y gatos no controlados que sean portadores de muchas enfermedades, recordemos que vivimos en un mundo agresivo de virus y bacterias, lleno de peligros que, aunque no se vean pueden ocasionar mucho daño.

Es imposible controlar el ambiente y los factores externos que pueden provocar enfermedades a nuestros perros, sin embargo, una de las cosas que sí podemos hacer para proteger su salud es vacunarlos y desparasitarlos periódicamente de acuerdo a las indicaciones del veterinario.

Algunos de los virus que atacan a las mascotas se encuentran en el medio ambiente, mientras que otros pueden transmitirse si tu mascota convive con otros animales portadores de alguna enfermedad. En cualquier caso, la manera más eficaz de mantenerlo a salvo es vacunarlo anualmente y desparasitándolo máximo cada seis meses.

Vacunar, quiere decir inocular en el cuerpo del animal una enfermedad atenuada con el propósito de que el organismo y el sistema inmune la detecten y provoquen la fabricación de defensas. Estas defensas no viven para siempre en el cuerpo de tu mascota por lo que es necesario revacunar para que el cuerpo vuelva a producirlas.

Con la vacunación del cachorro y las vacunas de recuerdo del perro adulto, estás ofreciéndole una buena calidad de vida, protegiéndole de enfermedades infectocontagiosas graves e incluso mortales, como el Moquillo, distemper, adenovirus, parvovirus, hepatitis canina, leptospirosis, coronavirus, traqueobronquitis (tos de las perreras) y rabia que son las enfermedades más comunes.

Además, contribuyes a la erradicación de enfermedades transmisibles al ser humano, como la rabia, entre otros beneficios aportados por las vacunas caninas. Ten en cuenta que la revisión veterinaria previa a la inoculación es muy importante para verificar que tu perro está sano.

Factores a tener en cuenta antes de vacunar a un perro

Existen algunos factores que podrían afectar la programación de las vacunas de tu mascota como: el estado inmunológico del cachorro, la zona de residencia y los hábitos de la familia.

Asimismo, para que el sistema inmune del can pueda generar una respuesta defensiva eficaz, el perro debe tener más de seis semanas, encontrarse en buen estado de salud, previamente desparasitado y sin signos de enfermedad infecciosa, ya que, de lo contrario, las defensas estarán focalizadas en la eliminación de los agentes infecciosos implicados y no podrán centrarse en generar defensas frente a los microorganismos frente a los que se ha vacunado.

Cuando tienes un cachorro en casa, antes de vacunarlo es recomendable desparasitarlo, es importante seguir con rigurosidad las pautas que te marcará su Médico Veterinario, de esta manera estarás protegiéndolo eficazmente y con ello, también a tu familia.

El calendario de vacunas estándar recomienda iniciar desde cachorro con la vacunación, esto es a partir de la sexta semana y de ahí, repetir la vacunación durante las semanas siguientes. Para los perritos y gatitos, la última vacuna de la serie se administrará en cuanto ellos tengan entre 12 y 16 semanas de edad.

Los perros y gatos que tienen más de un año de vida y cuentan con sus vacunas tienen una probabilidad muy baja (aun así, no están exentos) de padecer enfermedades como moquillo, parvovirus o hepatitis. Por eso son importantes las visitas semestrales con tu veterinario.

La periodicidad de las vacunas dependerá de la edad de tu perro

Si es cachorro es recomendable comenzar con su cuadro de vacunación en la octava semana de vida, cuando los anticuerpos que le transmitió su madre a través de la leche comienzan a disminuir.

Existe la opción de vacunarlo antes de las ocho semanas, en caso de que haya sido destetado a muy temprana edad, sólo hay que someterlo a consideración del veterinario.

Así pues, la primera vacuna que deberás aplicar a tu cachorro es la múltiple y dos refuerzos más, deberás dejar pasar cuatro semanas entre estas dos últimas inyecciones.

Por otra parte, si tu perro ya es adulto, es más sencillo, deberás aplicarle cada año tres vacunas: la múltiple, contra la rabia y la bordetella. En este caso ya no es necesario dejar pasar algunos días entre cada vacuna, puedes ponerle las tres en una misma ocasión.

En algunos perros las vacunas pueden generar efectos secundarios menores como decaimiento, falta de apetito, o dolor e inflamación muscular en la zona en que se aplicó la inyección, generalmente estos desaparecen después de 48 horas, de no ser así, te recomendamos que acudas con tu veterinario de confianza.


¿Cuáles son las vacunas básicas que debes poner a tu perro y gato?

Las vacunas se clasifican en básicas y no básicas.
* Las vacunas básicas para perros son: la rabia, el moquillo, adenovirus-2 y el parvovirus.
* Las vacunas básicas para los gatos son: la rabia, el rinotraqueitis (virus de herpes felino-1), la panleucopenia (moquillo felino) y el calicivirus.

Las vacunas no básicas son aquellas opcionales de las que las mascotas pueden beneficiarse de acuerdo a su riesgo de exposición a la enfermedad.

La decisión de con qué frecuencia tu mascota necesita refuerzos de vacunas, depende de varios factores como: el estado de salud general de tu mascota y el riesgo de exposición a las enfermedades en cuestión.

El Médico Veterinario puede recomendar refuerzos anuales después de considerar el estilo de vida de tu mascota y el riesgo a la enfermedad. Esto quiere decir que la elección de administración de cualquier vacuna lo realizarás en conjunto con tu Veterinario de confianza.

Posibles riesgos de la vacunación canina

Al igual que en el ser humano, es posible que las vacunas desencadenen algún efecto secundario pasajero en el animal, como somnolencia durante unas horas, molestias o pequeños abultamientos en el punto de inyección que se resuelven espontáneamente en unos días.

A veces, algunos perros, sobre todo los más pequeños, pueden sufrir una hipotensión (desmayo) justo tras la inyección. Es un reflejo del sistema nervioso que puede contrarrestarse fácilmente por sí sola o con ayuda de fármacos en unos minutos.

Generalmente, no se producen reacciones adversas graves, pero ningún perro está exento de poder sufrirlas. Las reacciones alérgicas se caracterizan por picor, hinchazón de la cara, formación de habones, vómitos y diarreas. El shock anafiláctico es una reacción más grave que puede llegar a causar dificultad respiratoria e incluso la muerte de la mascota, pero es extremadamente rara.

En cualquier caso, cualquier tipo de reacción a la vacuna no se manifiesta más allá de las primeras 24 horas tras la inoculación, por lo que es importante vigilar al animal en este periodo.

Recuerda que las vacunas son productos para la salud que provocan respuestas inmuno protectoras en los animales y los preparan para combatir futuras infecciones producidas por agentes causantes de enfermedad. En la actualidad existen una gran variedad de vacunas, gracias a ellas los animales de compañía como el tuyo, tienen oportunidad de vivir una vida más larga y saludable.

Dejemos de lado mitos y pretextos, ¡Hagámoslo por la salud de nuestros engreídos! Al protegerlos a ellos también estamos cuidando nuestra salud ya que algunas enfermedades también son transmisibles al ser humano.

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.