Mi perro tiene el ojo azul, blanco o rojo

Mi perro tiene el ojo azul, blanco o rojo

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

Una de las principales diferencias entre la visión del ojo humano y el del perro radica en el propio ojo, aunque comparten ciertas similitudes como iris, pupila, cristalino o retina, hay algunas diferencias como el número de párpados, los colores que distinguen o el tipo de visión.

Las más significativas son las siguientes: color, visión periférica, visión nocturna, pestañas y parpado y color de fondo del ojo.

Algunas de las enfermedades que padecen nuestros compañeros se puede observar a través del cambio en el color externo que presenta su ojo, lo cual tiene que ser una señal de alarma que muchas veces necesitará consultar a un veterinario.

OJO ROJO
El color rojizo en los ojos de nuestra mascota puede ser síntoma de una pequeña irritación ocular, aunque también puede ser síntoma de algo más grave. Las causas más habituales que provocan los ojos rojos en perros van desde la conjuntivitis hasta una hemorragia.

Conjuntivitis
Cuando se enrojece y se inflama la membrana que recubre el ojo y el interior de los párpados -conjuntiva- se produce la conjuntivitis que puede ser causada por diferentes factores.

  • Champú. Al igual que en los humanos, si entra jabón en el ojo puede llegar a irritarlo.
  • Alergias. Si el perro está en contacto con algún alérgeno, puede provocar el enrojecimiento.
  • Bacterias o virus. En estos casos, además del ojo rojo, también segrega secreciones amarillas o verdosas.
  • Ojo seco.
    Los perros cuyos ojos no producen suficientes lágrimas pueden llegar a secarse e irritarse, lo que hará que sea más sensible a sufrir heridas u otras infecciones.
  • Alteraciones en los párpados. Algunas razas son propensas a que los párpados crezcan hacia dentro y las pestañas rocen el ojo -Chow Chow- o que cuelgue y deje la conjuntiva al descubierto -Cocker-.
Úlceras corneales
Una úlcera es una herida que provoca malestar, incapacidad de abrir el ojo y lagrimeo. En este caso son heridas en la córnea. Como el origen puede ser muy variado, el veterinario siempre investigará cuál es la causa que las ha provocado para poner el tratamiento más adecuado. La mayoría de las veces se curan con colirios, aunque en ocasiones se puede llegar a necesitar cirugía.

Episcleretis
Es una inflamación de la parte blanca del globo ocular.

Queratitis
La queratitis es una inflación de la córnea que puede deberse o no a una infección. Los síntomas más claros son el lagrimeo, la fotofobia y en los casos de ser muy severa, pérdida parcial de la visión.

Hemorragias
Un fuerte golpe puede provocar una hemorragia y puede hacer que el ojo tenga un color rojizo u oscuro si ya se han formado hematomas.

Prolapso de la membrana del tercer párpado o Cherry eyes
Como decíamos al comienzo, una de las diferencias con el ojo humano es que los perros tienen un tercer párpado que se encuentra escondido. Cumple una función protectora e hidratante, por lo que cuando veamos el tercer párpado será un indicativo de que nuestra mascota tiene un problema en el ojo. El «ojo de cereza» consiste en un prolapso de la glándula nictitante, que es una glándula lacrimal que hay en la cara interna del tercer párpado. El tratamiento será siempre quirúrgico.

OJO AZUL
Notarás que a tu perro le cubre el ojo una pequeña capa fina azulada o grisácea. Las enfermedades que pueden causar el ojo azulado son las cataratas, la iridociclitis, la esclerosis nuclear o el glaucoma.

Cataratas
Las cataratas son frecuentes con el paso de la edad y van haciendo que el ojo vaya evolucionando de un color azulado hacia blanco con pérdida de visión parcial y total al final. Sin embargo, hay otros factores que pueden determinar su origen como golpes, inflamación del ojo, diabetes, heridas, etc. El tratamiento será siempre quirúrgico al igual que se hace en medicina humana.

Iridociclitis
Es una inflamación agua o crónica del iris. Esta enfermedad puede provocar dolor, fotofobia y problemas de visión.

Esclerosis nuclear
La esclerosis nuclear es una degeneración progresiva del cristalino relacionada con la edad de nuestras mascotas que, en muchos casos, puede llegar a confundirse con las cataratas, ya que el aspecto del ojo puede ser similar pero la visión estará conservada en este caso.

Glaucoma
El glaucoma es un aumento de la presión intraocular que suele ser debido a una dificultad o ausencia en el proceso normal de drenaje del líquido en hay en el interior del ojo, que daña progresivamente el nervio óptico, lo que provoca una pérdida de visión en nuestra mascota. Es importante diagnosticarlo a tiempo, ya que en fases avanzadas provoca irritabilidad, dolor y ceguera que puede ser permanente.

OJO BLANCO
En ocasiones, podemos observar que el ojo de nuestra mascota está cubierto por una telilla de color blanquecino. Algunas de las causas más habituales corresponden con las cataratas en fases avanzadas, el glaucoma y la queratitis ulcerativa.

Queratitis ulcerativa
Esta inflamación provoca que el ojo se cubra con una nube blanca y suele ser muy dolorosa para nuestras mascotas.

Los ojos son una estructura muy delicada y las enfermedades que pueden aparecer en ellos pueden tener una evolución muy rápida y llevar a una pérdida de visión que en algunos casos puede ser irreversible, es por ello, que en muchos casos y ante la duda, se debe de buscar atención veterinaria lo antes posible, para instaurar el tratamiento más adecuado.

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.