Las mascotas no son juguetes

Las mascotas no son juguetes

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

Falta muy poco para la Navidad y seguro estás pensando en hacerle un gran regalo a tus hijos o a esa persona que quieres tanto.

Eso está muy bien, pero hay algo que siempre debes recordar: “Las mascotas no son juguetes”

Si bien muchos creen que regalar un animal es un gran detalle y que durará por muchos años, las estadísticas nos dicen lo contrario: la mayoría de estos animales terminan abandonados en parques, casas o los dejan ya directamente en los albergues

No podemos regalar un animal como si fuese un juguete o un objeto. Es un ser vivo, requiere cuidados, amor, tiempo, dedicación y se convierte en un miembro más de la familia. Por eso, no es una buena idea regalar un perro, un gato o cualquier otro animal a un familiar si no sabemos previamente que desea tenerlo, que se comprometerá a cuidar de él y a ofrecerle lo que necesita.


En la calle hay muchos perros y gatos que en su momento fueron regalados y recibidos con mucho entusiasmo en alguna fiesta navideña o un cumpleaños y que, luego fueron abandonados por no tener los medios y el tiempo para dedicarse a ellos.

No se debe regalar un perro a los niños por Navidad a no ser que sea una decisión consensuada en familia, bien meditada y después de haber valorado que estamos preparados para hacerlo.

Muchas veces se regala un perro o un gato en Navidad a los niños y parece que nos olvidamos de eso, de que son niños, y de que la responsabilidad de tener un animal en casa recaerá fundamentalmente sobre los adultos. También se debe tener en cuenta la edad de los menores y su grado de madurez antes de tomar la decisión de añadir un nuevo miembro a la familia.

El mensaje es claro: las mascotas no son un juguete, sino amigos para toda la vida, un miembro más de la familia. Lamentablemente, a pesar del trabajo de concientización que llevan a cabo animalistas y organizaciones protectoras de animales los cachorros son un regalo muy común que se da a los niños. Lo que pocos piensan en ese momento es que ese cachorro crecerá y tendrá muchas necesidades de afecto, atención, espacio y también de un presupuesto aparte.

La mayoría de los cachorros regalados proceden de la compra, debemos pensarlo muy bien: si toda la familia estará implicada en su cuidado y educación, si estamos dispuestos a hacer ciertos sacrificios... Porque las mascotas son seres vivos; no lo olvidemos nunca. Y si nos decidimos por adoptar a un cachorro en Navidad, que sea una decisión muy pensada.

Aquí te dejamos algunas razones para pensarlo dos veces antes de regalar una mascota:

• Un perro tiene muchas necesidades que se deben cubrir; debe alimentarse correctamente, debe pasearse diariamente y, por supuesto, necesita mucho afecto.
• Necesita que le enseñes las normas del hogar, que lo guíes para aprender cómo comportarse y cómo relacionarse con otros perros. La persona que se hará cargo del cuidado del animal debe tener mucha paciencia y debe tener todos los espacios adecuados para sus primeros meses de adaptación y años de entrenamiento.
• Es un compañero para toda la vida, así que debes ser consciente de que la persona a la que planeas regalar el perro establecerá una relación a largo plazo con el animal. El 40% de los animales son abandonados por falta de tiempo, por factores económicos o porque se ha perdido interés en el animal.
• Un perro es más que un juguete es un compañero de juegos. Según el estudio de la Fundación Affinity sobre el vínculo entre los animales y las personas, para el 46% de los niños el animal es un apoyo emocional. Si crees que es una buena opción que tu hijo reciba un perro como regalo, debes asegurarte de que está preparado para asumir esta responsabilidad. No te dejes llevar por el impulso emocional, piensa muy conscientemente que un perro no es un juguete, es un ser vivo que siente como tú.
• Antes de regalar a un perro piensa muy detenidamente si la persona a la que se lo piensas ofrecer está preparada para recibirlo. Son animales sensibles y los cambios de domicilio o de familia los afectan mucho.
• Regalar por sorpresa un animal de compañía es un gran riesgo para el bienestar del animal. La decisión siempre debe ser meditada y consensuada con todos los miembros de la familia entre los que caerá la responsabilidad de su cuidado.
• Hay personas que, aunque disponen del tiempo y el espacio necesario para tener un perro, no se lo pueden permitir porque no están económicamente preparados. El perro no sólo necesitará comida, sino también medicinas, vacunas, desparasitación y servicios veterinarios de urgencia en caso de tener un accidente o una enfermedad.
• Un perro puede ayudar al desarrollo infantil y al aumento de las capacidades sociales de los más pequeños. Sin embargo, dependiendo de la edad del niño hay que preguntarse si podrán hacerse cargo del cuidado del animal o sólo podrán realizar pequeñas tareas cediéndole la mayor responsabilidad a un adulto. Si el padre o la madre no tiene suficiente tiempo para el cuidado del animal, es importante reflexionar para evitar un posible abandono.

Adoptar una mascota cambiará por completo tu estilo de vida. Si alguien regala un animal, lo más probable es que no haya tenido en cuenta todos estos aspectos, especialmente si se trata de un regalo sorpresa.

Si has reflexionado y has preguntado a todos los miembros de tu familia sobre la posibilidad de incorporar un animal a tu hogar, recuerda que hay muchos animales de compañía que están en protectoras o asociaciones de animales esperando una segunda oportunidad. Puedes adoptar un animal que se adapte a tu modo de vida y a tu entorno familiar, para una relación a largo plazo.

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Veterinario Literalmente en Casa Evento Mishkat

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN