¿Cómo limpiar los platos y cama de mi perro?

¿Cómo limpiar los platos y cama de mi perro?

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

Si eres un humano responsable, entonces te preocupas de tu perro. Las mascotas, al igual que los humanos, son susceptible a las bacterias y los virus.

¡Los gérmenes no juzgan y aman a nuestras queridas mascotas tanto como nos aman a nosotros! Entregarle una buena alimentación, estimularlo con juegos y cariños, además de pasearlo y que pueda ejercitar su olfato resulta fundamental. Así como tener los objetos que usa adecuadamente limpios para evitar algún tipo de infección o virus.

Existen diversos consejos para desinfectar de forma adecuada los espacios de tu peludo amigo. Su salud no solo recae en ofrecerle la mejor alimentación o las más dedicadas atenciones, un buen dueño, debe adquirir otros hábitos para cuidar de forma correcta a su perro; por ejemplo, realizar actividades que lo ejerciten, así como brindarle una excelente higiene corporal y de sus cosas.

¿Un perro limpio es un perro feliz?
Aunque se puedan presentar situaciones extraordinarias donde consideres bañar con mayor frecuencia a tu perro, no es necesario hacerlo cada semana ni mucho menos, un baño regular como máximo cada 3 o 4 semanas bastará para mantenerlo limpio.

Hay veces en que tu perro pueda salir corriendo de casa sin que tú se lo hayas permitido, pero esto no significa que debas darle un baño de emergencia, sino que lo importante será higienizar sus patas.

Para hacerlo evita llenarlo de alcohol y otras sustancias que podrían dañarle su piel, simplemente llena un recipiente con agua y agrega un poco de su jabón para perros y lava sus patas con esta mezcla durante medio minuto para después enjuagarlas. Eso bastará para desinfectarlas sin lastimarlo.

Las patas de tu perro
Antes de continuar con el tema de la limpieza, es importante resaltar que tu perro debería tener un baño máximo cada 3 o 4 semanas, exceptuando alguna situación extraordinaria.

Sin embargo, existen ocasiones en donde tu perro se escapa a lugares indeseados, esto no debe ser sinónimo de un baño inmediato; pero deberás higienizar sus patas, evita utilizar alcohol o cualquier otra sustancia que pueda dañar su piel.

En este caso, sencillamente llena un recipiente con agua y agrega un poco de jabón para perros, con esto, podrás lavar las patas de tu fiel amigo sin correr ningún riesgo. En el mismo orden de ideas, es importante que su cama esté limpia, algunos perros suelen llevar comida hasta sus cojines, incluso suelen esconderlos en sus camas. Es por esto, que debes limpiar su área para dormir.

El plato
Puede que tu mejor amigo sea una aspiradora que no deje nada en su plato, o que incluso le dé unas cuantas lamidas para estar seguro de terminar con todo, pero eso no significa que no debas lavarlo. Muchas bacterias y virus podrían continuar existiendo dentro del recipiente, por lo que deberás lavarlo y desinfectarlo de vez en cuando.

Comienza por retirar todos los residuos que pudieran estar acumulados dentro del plato. Una vez que se retiraron todos o la mayoría, lávalos con agua y jabón para trastes, pero evita usar la misma esponja que utilizas para los platos de cocina, pues las esponjas son uno de los objetos dentro de casa que más bacterias contienen, usa una aparte y cámbiala con frecuencia.

Finalmente, límpialos con agua caliente para retirar todas las sustancias u organismos que pudieran quedarse adheridos, además de no dejar rastro del jabón utilizado. No es necesario que agregues cloro en este proceso.

La cama
Uno de los lugares que más ama tu perro es su cama, pero también es uno de los lugares que más limpieza necesitan. Algunos perros suelen llevar bocadillos y esconderlos en su cama, y es normal que después de estar recostado en el piso o el césped lleven algunos polizones hasta su lugar de descanso.

Limpiar su cama es muy sencillo, aunque puede llevar más tiempo por ser un objeto que tarda más en secar. Comienza por retirar los juguetes o cojines, barre el espacio para retirar el polvo y suciedad que pudieran estar debajo y da una limpieza con agua y jabón como en cualquier otro piso de tu casa.

La cama puede ser lavada como cualquier cojín, pero debe ser cepillada previamente para retirar los pelos que contenga. Es recomendable comenzar este proceso por la mañana para que a la hora de ir a dormir se encuentre seca.

Las Mantas
Si la cama de tu perro tiene frazadas o colchas, para limpiarlas también tendrás que deshacerte primero de los pelos que estén pegados en ella.

Hazlo de igual manera que te aconsejamos antes con las fundas. Luego mira si hay manchas, trátalas y por último a la lavadora. Solo vigila que se pueda lavar con agua caliente, pues las mantas tienden a encoger.


La frase: “más vale prevenir que lamentar” ¡es especialmente cierta cuando se trata de la salud de tus mascotas!

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN