Accidentes comunes en nuestro perros durante sus paseos

Accidentes comunes en nuestro perros durante sus paseos

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

Casi todos hemos tenido uno o varios accidentes con nuestros perros. Habrá situaciones en que podremos intervenir y solucionarlas, y otras, casi todas, en las que sea necesaria la visita al veterinario.

Evidentemente, la edad del perro influirá en ocasiones en el tipo de accidentes que pueda sufrir y, en otras, éstos se podrán producir de igual manera en un cachorro que en un perro adulto.

En la calle
Podemos decir que uno de los accidentes más frecuente es el atropello en la vía pública. La causa la encontramos en la mala costumbre de llevar al perro sin su correa.
Se piensa que nunca pasará nada, que el perro es obediente, que ya tiene “calle”, que sabe cruzarla, que sólo echará a andar cuando le des la orden. Además, se pueden producir circunstancias con las que no se cuenta, como un ruido fuerte que asuste al perro, una perra en celo que pase por allí, un auto a alta velocidad, pueden ser mil cosas diferentes.

Por desgracia, la mayoría de las veces este tipo de accidentes provocará la pérdida de nuestro perro. Los traumatismos en este tipo de situaciones suelen ser tan fuertes e intensos que si el auto impacta con la cabeza o con el cuerpo del animal provocará lesiones irreversibles.

Si el golpe se produce en las extremidades, habrá la posibilidad de que las lesiones se reduzcan a una o a múltiples fracturas. De cualquier manera, en todos los casos debes ir inmediatamente al veterinario, aunque no observemos nada extraño en el perro.

En el parque
La ingestión de hierbas en parques y jardines es muy frecuente. El acto de “purgarse”, como solemos llamar a lo que hacen cuando las comen, no suele provocar problemas, pero mucho cuidado en los lugares donde se ha fumigado recientemente o se ha abonado. La ingestión de hierba impregnada de alguno de estos productos puede acarrear graves intoxicaciones.

Otra de las situaciones que se deriva de llevar al perro suelto es la posibilidad de peleas entre ellos, que en la mayoría de las ocasiones no pasarán de ser pequeños altercados sin graves consecuencias. Las heridas por mordedura suelen acarrear graves problemas si no son atendidas adecuadamente, dada la gran propensión que tienen a infectarse.

Una pequeña dentellada puede acabar convirtiéndose en un absceso en pocas horas que requerirá tratamiento quirúrgico. Debes tener un cuidado especial con las mordeduras en las zonas próximas a la carótida, yugular y tráquea.
Lo que debemos hacer es lavarlas con abundante agua, separar bien los bordes, aplicar un antiséptico y trasladar al perro al veterinario. Separar a dos perros enzarzados en una pelea no es nada sencillo, (en ese enlace te doy unos consejos para hacerlo). Estas situaciones son especialmente problemáticas si el perro agredido es de una raza pequeña.

En la playa
Resulta divertido lanzar objetos al mar y ver cómo nuestro perro nada y nada hasta que se hace con ellos. En la mayoría de las ocasiones no todo discurrirá con absoluta normalidad.

Dado que solemos aprovechar para esta práctica los días en que no hay gente a la que molestar en las playas, habrá que tener sumo cuidado con determinadas corrientes que pueden hacer imposible el regreso del perro a la orilla.

Las reacciones alérgicas en forma de urticaria o de angioedema (hinchazón de la cara) se dan con relativa frecuencia. No suelen ser problemas que puedan poner en riesgo la vida del perro, pero a veces pueden afectar a la glotis (especialmente en casos de picaduras de ciertos insectos). Lo más conveniente es acudir al veterinario para que le dé el tratamiento adecuado.

Cuidado a lo que comen
Otro accidente bastante habitual es la ingestión de medicamentos que en un descuido dejamos en un lugar inadecuado. No hay medidas urgentes que pueden tomar, ya que en ocasiones provocar el vómito puede ser contraproducente.

El mejor emético (sustancia que estimula el vómito) que tenemos a mano en casa es la sal (de una a tres cucharaditas), pero lo recomendable es que llamemos al veterinario y le comuniquemos el nombre del medicamento.
Él podrá decirte los efectos secundarios que puede provocar y el antítodo (si es que lo hay) a utilizar. De cualquier modo, en la mayoría de las ocasiones, el perro lo único que habrá hecho habrá sido destrozar el envase y jugar con este. A lo sumo habrá chupado alguna pastilla, pero poco más.

Golpe de calor
El golpe de calor es un problema que se presenta con relativa
frecuencia en los meses calurosos, cuando sacamos a pasear a nuestro engreído y la temperatura es muy alta, o dejamos a nuestro perro en el auto mientras compramos algo.

Unos pocos minutos sometidos al calor del horno que supone un coche al sol puede provocar daños fisiológicos irreversibles en vuestro perro.

Si se presenta esta difícil situación debemos enfriar su cuerpo con un trapito húmedo, no viertas agua fría sobre él. No le des de beber, abanícale con prontitud y llévalo al veterinario inmediatamente.

Salir en bicicleta
Los fines de semana puede verse a los aficionados a la bicicleta o a correr acompañados de su perro aprovechando para ejercitarse y disfrutar.
Sin embargo, si el can no está preparado para este tipo de excesos deportivos podría tener un caso de muerte súbita o procesos de insuficiencia cardiorrespiratoria.

La preparación debe ser paulatina y merecen especial atención aquellos perros que pueden presentar algún problema cardiorrespiratorio que no conocíamos o los que tienen un exceso de peso.

Ahora que ya sabes algunos de los peligros que nuestros queridos amigos están expuestos espero que tengas cuidado cuando salgas a pasear con ellos.

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.