El corte de orejas y cola en perros, una práctiva que debe desaparecer

El corte de orejas y cola en perros, una práctiva que debe desaparecer

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

En la actualidad todavía podemos ver que cortarles las orejas y la cola a ciertas razas de perros es una práctica común, realizada con propósitos estéticos, mutilación que no tiene ningún beneficio para la salud del animal.

Originalmente, este procedimiento se realizaba en especímenes de pelea, para que puedan enfrentarse mejor a sus oponentes y restarles vulnerabilidad. En algún momento y por algún motivo, con el paso de los años esto se convirtió en una moda, una moda sin sentido debo decir, que, al igual que los combates, debe desaparecer.

Estas prácticas son sumamente crueles y dolorosas, pues afectan tanto la movilidad como la salud del animal. Perros de las razas bóxer, el doberman, el pitbull y schnauzer son algunas razas de perros que comúnmente sufren de esto.

Lo cierto es que el corte de cola y orejas no representan más que una mutilación innecesaria que incluso ha sido prohibida en muchos países, ya que además de cruel, puede llegar a ser peligrosa.
Al día de hoy, este tema sigue siendo un motivo de consulta en las veterinarias e incluso los dueños se llegan a molestar si en las clínicas se niegan a realizar este tipo de cirugías.

La amputación de la cola puede causar atrofia y degeneración en la pelvis, además de desencadenar problemas de incontinencia fecal.

Además, la cola está compuesta por huesos llamados vértebras caudales que tienen otros tejidos asociados. Con las orejas también transmiten información importante. Por ello, esta práctica es una mutilación que causa grandes daños al animal, lo expone al dolor y a posteriores infecciones.

Estos procedimientos no son necesarios, ni tienen un propósito médico que resulte en un beneficio para la mascota, sino todo lo contrario, pues una anestesia, infecciones o una mala cicatrización son riesgos que pueden poner en peligro su vida.

Recortar cualquier apéndice conlleva un proceso quirúrgico, que como cualquier operación conlleva riesgos, incluso puede ocasionar la muerte del perro, esto se debe a que no todos toleran la anestesia de la misma forma.

En caso de que sobreviva la intervención, un mínimo error podría derivar en pérdida de la audición u otros padecimientos auditivos como la otitis.

Una vez que ha llegado el periodo de recuperación, los riesgos no terminan, pues dependiendo de la edad y estado de salud de la mascota, los efectos pueden ser variados; una constante es que la cicatrización es compleja y durante esta etapa son más propensos a infecciones.

Los perros suelen comunicarse a través del lenguaje corporal. No solo con los humanos sino con los otros perros. Cuando están alertas, asustados, sumisos o felices, la postura de sus orejas y colas expresa cómo se están sintiendo.

Por esto vemos que esconden la cola entre las patas cuando tienen miedo, forman una especie de signo de interrogación si están en guardia y la mueven enérgicamente para mostrar su alegría y felicidad. Además, la cola está compuesta por huesos (vértebras caudales) que tienen otros tejidos asociados. Algo similar ocurre con las orejas.

Pero este tema trasciende de lo estético y de las emociones animales. La cola es la continuación de la columna vertebral y un elemento importante para su equilibrio. Correr, girar, saltar y moverse son movimientos en los que el animal necesita de su cola. Y al cortarla, además, se cortan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos, además de la piel. Lo que quiere decir que el perro sufre dolores innecesarios y pierde funciones básicas de su anatomía.

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Evento Mishkat Veterinario Literalmente en Casa

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN

Usamos cookies y tecnologías similares para conocer el uso que hace de nuestro sitio web y para crear experiencias más valiosas para usted. Para obtener más información, consulte nuestra Política de cookies.