Perros guías, los ojos de quienes no ven

Perros guías, los ojos de quienes no ven

Clínica Veterinaria Pancho Cavero

El perro guía es un perro con una capacidad excepcional que ha sido entrenado para guiar personas ciegas, permitiendo que estas tengan un nivel de independencia que les costaría mucho alcanzar.

Ellos llegan a tener un nivel de comprensión de su compañero, incluso para adelantarse a sus necesidades cotidianas. Más que un guía es un amigo que lo acompaña y comprende.

Los perros son nuestras mascotas y amigos, no debemos olvidar que los perros son animales muy inteligentes y que, por ello, pueden llegar a lograr cosas como convertirse en los ojos de alguien.

Los perros guía cobran una vital importancia en la vida de estas personas, ya que se convierten en sus ojos.

La historia del perro guía comienza con Joseph Resinguer, un joven de 17 años que se quedó ciego. Dada a su deficiencia, decidió adiestrar a sus tres perros para que le ayudaran en el día a día.

Más adelante, siguiendo con el ejemplo de Joseph, Gerhand Stalling fundó en 1916 la Escuela de Adiestramiento Canino para dotar de ayuda a aquellos excombatientes alemanes de la Primera Guerra Mundial que habían perdido la facultad visual.

Hoy en día, este tema ha evolucionado mucho. Concretamente, España cuenta con el Centro de Adiestramiento de perros guías más grande de toda Europa, llamado La ONCE.

En España, los perros-guía provienen de un criadero propio de la Fundación Once del Perro Guía donde se mantienen las razas y las líneas de sangre que tienen un correcto equilibrio temperamental.

Características de los perros guías
Para que un perro pueda ser utilizado como guía o lazarillo es necesario que cuente con unas características muy concretas. El can tiene que ser muy dócil, tener una gran capacidad de aprendizaje que le permita ser adiestrado fácilmente, una gran sumisión y, lo más importante, que esté dotado de un gran equilibrio mental y emocional.

Para conseguir esto en un cachorro, lo principal es que sus progenitores cumplan con todos estos requisitos, por lo que es imprescindible la elección de los padres a la hora de criar futuros perros guía. Por la importancia de estos aspectos, las fundaciones tienen perros que crían exclusivamente para este fin e intentan conseguir el animal perfecto ayudándose de los cambios genéticos.

Las hembras y los machos destinados a la reproducción tienen que tener entre 2 y 4 años de edad y su tamaño tiene que oscilar entre 28 y 45 kg. En algunas ocasiones, estos perros viven en casas de acogida y solo se presentan en la fundación cuando sea el momento de la monta.

En cuanto a las hembras, se buscan las perras que tengan un alto grado de aprendizaje, disciplinadas, muy obedientes, inteligentes y, sobre todo, cariñosas. Por lo que se excluyen las perras que desprenden agresividad, miedo a cualquier tipo de ruido, miedo a personas o que no sean sociables.

Por otro lado, los machos también tienen que cumplir unos requisitos estrictos en cuanto a su conducta, pero lo más habitual es utilizar a los perros que ya han sido utilizados anteriormente para este fin.

Sin embargo, aunque tenga una gran importancia, el comportamiento no lo es todo para la elección de los perros progenitores. Es necesario que pasen una serie de pruebas clínicas para saber si tienen algún problema óseo, algún tipo de alergias, enfermedades cardiacas o cualquier otra enfermedad.

En un primer momento, la única raza que se utilizaba como perro guía era el Pastor Alemán. Hoy en día, las razas que mejor resultado dan, además del Pastor Alemán, son el Labrador y el Golden Retriever. Estas 3 razas se encuentran en la lista de las razas de perro más inteligentes.

No obstante, también se han utilizado otras razas, aunque con resultado menos positivo, como el Bordel Collie, Curly Coated, Pastor Belga, Boxer, Caniche Gigante o Dálmata.

Características esenciales de las razas más comunes están:

Labrador: Se pueden ver desde color dorado hasta negro pasando por el tono chocolate. Es la raza más utilizada como perro lazarillo debido a su sociabilidad y adaptabilidad a todos los entornos, pero hay que tener especial cuidado con su afán por la comida.
Golden Retriever: son de pelo dorado, largo y sedoso. Son perros con una gran sensibilidad desarrollada, con gran iniciativa e inteligencia, aunque también pueden llegar a ser muy cabezones.
Pastor Alemán: Es una raza de perro muy conocida por la mayoría de personas. De pelo mayormente marrón, son muy inteligentes, dinámicos y, sobre todo, lo que más les caracteriza es su alta capacidad de decisión y de resolución de conflictos. En cuanto a cosas negativas, hay que tener en cuenta su alto temperamento.

Adiestramiento
El adiestramiento de los perros guías comienza ya desde cachorros. A las 7 semanas de vida se les realiza un test para saber si puede llegar a ser un perro guía o no. Si pasan este test, se lleva a una casa de acogida donde estará durante un año aprendiendo una educación mínima básica.

No es hasta los 4 meses de vida cuando se les empieza a enseñar tareas específicas de guía, tales como obedecer y desobedecer órdenes para salvaguardar la vida de su dueño.
Cuando alcanzan los 8 meses, se les realiza otro test completo en el que tiene que demostrar que los instintos de caza, protección y guarda quedan totalmente anulados. Una vez pasada esa prueba en esos 12 meses en la casa de acogida, el cachorro vuelve a la fundación donde pasa otros 8 o 10 meses de entrenamiento. En este periodo de tiempo muchos perros quedan como no aptos para desarrollar la función de perro guía.

Después de este adiestramiento, se realiza un periodo de acoplamiento donde se le presenta al perro la persona invidente que se va hacer cargo de él y durante 3 semanas trabajan juntos.

Una vez superada esta fase, el perro está preparado para irse a casa del invidente y hacer su trabajo como lazarillo.

La vida de estos perros como guías dura hasta los 8 años, cuando empiezan a perder facultades, por lo que suelen ser jubilados y sustituidos por otros perros cuando llegan a esa edad. En todo caso, el invidente puede quedarse con el mismo animal si así lo quiere, pero es cierto que en otros casos no es así, volviendo el perro a vivir en la fundación hasta que una familia lo adopte.

¿Qué hacer cuando nos encontramos con un perro guía?
En la actualidad, es muy común ver perros lazarillos en cualquier sitio, ya sea en el bus, en lugares públicos o tiendas, entre otros.

No hay que olvidar que los perros guías son especiales, por lo que no pueden ser tratados de la misma manera que al resto. Muchas veces cometemos errores cuando los vemos, tales como tocarlos o distraerlos, y que pueden dificultar la tarea para la que están encomendados.

El perro guía, cuando está en la calle con el arnés puesto, se encuentra trabajando, por lo que no se debe distraer con nada ni con nadie. Por ello, les vamos a dar unas indicaciones que se deben tomar en cuenta cuando un perro guía se cruce en nuestro camino:

•No se debe tocar
•Debemos ignorarlo
•No acercarlo a otro perro
•No alimentarlos por la calle
•Si queremos ayudar al invidente a realizar cualquier cosa, no debemos cogerlo del brazo que lleva al perro sin antes haber hablado con él.

En el Perú
Lamentablemente en nuestro país, pese a existir una ley que promueve y regula el uso de perros guía por personas con discapacidad visual, esta es casi desconocida, por lo que las personas con discapacidad visual no pueden acceder a un perro guía de manera fácil.

La Ley Nº 29830 precisa, que las personas con discapacidad visual tienen derecho a acceder, permanecer y trasladarse en los medios de transporte terrestre, ferroviario, aéreo, acuático, lacustre u otros medios de transportes de pasajeros que presten servicios en el territorio nacional, en compañía del perro guía, haciendo la salvedad que tanto el acceso como la circulación se rigen por las normas de seguridad vigentes.

De producirse el incumplimiento de esta disposición legal, el CONADIS tiene la facultad de iniciar un procedimiento sancionador generado por la denuncia presentada por la persona afectada, un tercero o por petición del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, de otras dependencias del Estado o instituciones privadas, así como las organizaciones de y para personas con discapacidad.

Para acreditar a un perro guía las personas con discapacidad visual deben registrar a sus perros guía en el Consejo Nacional de Integración para las Personas con Discapacidad (CONADIS).

Al finalizar este trámite, se entregará un carné de identificación para el perro guía que les permitirá el libre acceso a lugares públicos o privados, medios de transporte y centros de trabajo. Este carné tiene una vigencia de 2 años.

El perro guía es un animal totalmente fascinante, un animal perfectamente educado y adiestrado para hacer la vida más fácil a las personas invidentes, ¿no es increíble que un perro se convierta en los ojos de alguien?

Bravecto 12 Semanas

Siguenos en Facebook

Liga Mascotera Veterinario Literalmente en Casa Evento Mishkat

INSCRIBETE PARA RECIBIR INFORMACIÓN